Los pilares de la nutrición en el lactante

Los pilares de la nutrición en el lactante

La duración de la gestación, el peso de la madre antes del embarazo y el aumento de peso de la madre durante la gestación determinan el peso del lactante al nacer. Después del parto, el crecimiento de un lactante depende de la genética y de los alimentos.


La nutrición del bebé en su desarrollo es clave, se tienen que tener en cuenta la energía total y los nutrientes necesarios para un correcto desarrollo.

La energía necesaria del lactante al nacer, se cuantifica por su actividad física, las necesidades de su metabolismo basal y la interacción de los nutrientes consumidos. Un método eficaz para determinar si la ingesta calórica del lactante es adecuada consiste en vigilar cuidadosamente su aumento de peso, su longitud y la relación de peso/longitud, según la edad. Este control no solo es eficaz para cuantificar el estado nutricional del bebé sino que a través de él se pueden detectar enfermedades no detectadas.

Las necesidades proteicas del bebé son mayores a las del adulto. Las proteínas se necesitan para el recambio de sus tejidos, para transportes metabólicos y para la integridad del bebé además se estima una ingesta de 1,52 gramos de proteína por kg/día entre los 0 – 6 meses y de 1,2 entre los 6 a 12 meses . El lactante necesita un porcentaje de aminoácidos más grande que en los adultos y como curiosidad, el aminoácido Histidina es esencial en los bebés pero no en los adultos.

Los hidratos de carbono en el bebé deberían suponer entre el 30% y el 60% de la ingesta calórica durante la lactancia.


Los requisitos en cuestiones de grasas (lípidos) para bebés menores de un año es como mínimo de 30 gramos de grasa cada día. Algunos de los ácidos grasos esenciales son el ácido linoleico y el ácido linolénico y sus derivados araquidónico y docosahexaenoico (DHA).

En bebés prematuros, la tirosina, cistina y taurina pueden llegar a ser “esenciales”.

Los lactantes de leche materna retienen aproximadamente dos tercios de su ingesta de calcio, siendo la ingesta recomendada de calcio para estos bebes de 200 mg día.

En cuestión de micronutrientes , los lactantes necesitan cinc, el fluoruro, hierro, vitamina B12, vitamina D y la vitamina K.

Por lo tanto la alimentación del lactante es clave no solo para su desarrollo físico y neurológico sino para evitar complicaciones y enfermedades.


Las mamás que alimentan a sus bebés con leche materna deben tener en cuenta que su estilo de vida y su alimentación es importante que sea sana, variada y equilibrada pues él bebé se alimenta de ella.

Evitar el tabaco, el alcohol y otros tipos de tóxicos como ambientes contaminados es importante para el buen desarrollo de nuestro bebé.

David Cerro Morales
Nutricionista de Baby Suite

Paula

Hola a todos y todas. Soy Paula Camarós, matrona, mami de dos peques y fundadora de Baby Suite. Me formé en Reino Unido, donde ejercí para el sistema público de sanidad 6 años. Estos años en un país pionero en parto respetado me ayudaron a conocer “otra maternidad”. Acompañar a cientos de familias y poder ser parte de su historia ayudándoles a traer al mundo a su bebé, en un entorno respetado y humanizado fue mi motivación para abrir en Febrero del 2017 mi centro para la maternidad. Creo firmemente en el trabajo de un equipo multidisciplinar, y defiendo y promuevo la práctica basada en evidencia.

Deja una respuesta