Queremos que os iniciéis en la maternidad y la paternidad, empoderados, emocionados y calmados.

En el parto, el cuerpo de la mujer, en estado de calma, produce una combinación perfecta de

hormonas, que favorece el nacimiento. Este coctel perfecto, unido con la educación prenatal

adecuada, el convencimiento de la madre en que puede parir a su bebé de forma natural, así

como el cuidado del ambiente en el que se produce el parto, permiten que el parto fisiológico

se desarrolle adecuadamente, siendo una experiencia transformadora y maravillosa.

 

La situación actual en la que vivimos, tiene una cualidad específica que motiva que esta

combinación perfecta de hormonas se pueda ver alterada debido al estrés.

 

Esa cualidad es la incertidumbre.

 

Incertidumbre por no saber qué hacer, si podrán acompañarnos, si la situación de salud de

nuestro bebé será adecuada… Y es por esto que, en estos momentos, es más importante que

nunca que las madres embarazadas protejáis la información que consumís.

Entiende que lo único que puedes controlar es tu calma, informarte en fuentes fiables de qué
está a tu alcance y confíar en ti.

Vamos a explicarte algo, desde la perspectiva de hipnoparto, hablamos de lo que se conoce como el ciclo miedo, tensión, dolor. Este ciclo, fue descrito por Dick-Read, quien explicaba como el miedo y la anticipación del dolor del parto, provocaba tensiones musculares y psíquicas, que, si bien tienen una función de proteger a la madre, preparándole para la situación que imagina, producirán una vivencia más dolorosa y podrían bloquear el proceso fisiológico.


Y esto es porque estos pensamientos activan el sistema nervioso simpático que es el que motivaba la respuesta de lucha/huida. Esta respuesta provoca, (entre otras), que el esfínter del cuello uterino se cierre (o no se relaje) y bloque la salida del bebé.


Y es que, por ser una situación que la madre interpreta como peligrosa para su bebé (como es lógico, nada de culpas), el cuerpo protege a ambos.


Además, las contracciones del útero se vuelven más dolorosas, al tener menor flujo sanguíneo en el músculo uterino, se que produce una vivencia más dolorosa. Este dolor produce sufrimiento en la madre y esto, genera que el ciclo que comentamos se retroalimente.

 

¿Cómo podemos frenar este ciclo?

 


RECUERDA ESTO: Tú puedes controlar la calidad de tus pensamientos.
Aprovecha que “El cerebro no distingue si lo que estás pensando es real o no lo es”, por ello, más que nunca debes tomar el control de tus pensamientos. Trabajar tu confianza y tu calma.

¿Por qué debería realizar el curso de hipnoparto?

Muchos padres dicen que el curso de hipnoparto fue la mejor decisión que tomaron para preparar  la llegada de su bebé y aquí está el por qué:


Los cursos pueden hacerse en 3 sesiones mensuales de 2h, incluidas la pareja/acompañante de parto + material didáctico, se aconseja iniciar la práctica a partir de la semana 26 de embarazo, aunque puede hacerse antes o después, ya que se adapta a vosotros de forma exclusiva.

PRECIOS

Incluye

Reserva cuanto antes ya que las plazas son reducidas para permitirnos personalizar el servicio (max. 5 parejas por grupo).

Curso completo de 12h: 325 euros Pareja