La actitud lo es todo ¡Únete a lo positivo!

La actitud lo es todo ¡Únete a lo positivo!

Desarrolla tu capacidad de adaptación.

¡Vaya época nos está tocando vivir!, sí, es difícil pero… ¡hay que adaptarse! Y no digo resignarse, aguantarse, no, digo adaptarse, que significa ajustarse o acomodarse, toca hacer los cambios necesarios para vivir más cómodamente esta situación, y eso es lo que marca la diferencia, saber adaptarse es lo que nos hace vivir con bienestar en comparación con quienes no lo logran y siguen en lucha sin admitir que las cosas son así.


No es resignarse, es buscar el mejor modo de vivir lo que nos toque vivir. Es elegir nuestro
comportamiento, nuestra actitud, podemos ver el vaso medio lleno, ser agradecidos y centrar nuestra visión en lo que tenemos de bueno y no en lo que nos falta.

Trata de salir de este clima tan negativo:

Es fácil dejarse llevar por esa línea de mensajes autodestructivos, pesimistas y catastróficos
que circulan entre los grupos de padres retroalimentándose unos a otros del horror de la situación, de lo difícil que es vivir esto con los niños, etc. qué diferente sería si nos llegase esa cantidad de mensajes de felicidad, de logro, de positividad, de ánimo. No nos damos cuenta y el mensaje negativo va calando, tratemos de que se quede en un simple meme, no dejamos que invada nuestra emoción.

Nuestros hijos también sufren estos cambios:

Siempre hemos dicho que los niños son como esponjas y así es, ¿Qué les puede estar llegando si se empapan de lo que nos hacen sentir esos memes? ¿Qué les estamos transmitiendo cuando nos sumamos a la hartura de tenerles en casa, a la gran dificultad que supone estar con ellos como si fueran un problema, un estorbo?
Comprendo que es realmente difícil desempeñar nuestro rol de adulto trabajador y a la vez nuestro rol de padres, pero asegurémonos que entienden que es por eso, no porque no se les
aguanta ni porque ellos sean una dura carga.
Que cuando juegues con ellos no parezca que te “toca jugar”, que parezca que “quieres jugar”
y disfrutar de esas manitas, esa sonrisa, esa lengüita de trapo, o de esos primeros pensamientos de los niños mayores que aún nos necesitan para seguir ayudándoles a formarse como personas. Que se sepan queridos, que no se sientan un estorbo.

Podéis revisar las rutinas de familia por si algunas se han “contaminado” un poco, podéis adaptar vuestras expectativas pre pandemia a las expectativas de la vida actual, donde han cambiado tantas cosas que sería vivir forzando pretender hacer lo anterior. Podemos pensar en nuevas rutinas de familia que dentro del marco actual nos ayuden a elegir un día sano y equilibrado emocionalmente hablando. Tiempos de soledad, tiempos de familia, tiempos de distracción de los pequeños que antes no necesitábamos buscar, porque lo cubríamos con la socialización y aquellas horas en los parques, sitios de bolas, extraescolares varias o casas de amigos…


¿Qué podemos hacer ante esta situación?

Y ¿cómo nos adaptamos?, ¿qué podemos hacer?. Pues si hemos cambiado una vida llena de sociabilización y actividades grupales fuera de casa por el distanciamiento social, es normal que les demos a los niños ciertas licencias que de no ser tal la situación quizá no les daríamos, por ejemplo jugar a jugos on-line con sus amigos, dejarles hacer videollamadas con los compañeros, incluso hacer la vista gorda con el ratito de tele o tecnología que no les dejaríamos en otra situación. Siempre con medida y ciertos límites:

  • Poner un horario (de 3 a 5 años máximo 30 minutos al día, de 6 a 12 una hora al día y de 13 a 16 máximo dos horas al día).
  • Uso en un espacio común para poder controlar los contenidos a los que acceden.
  • Recordarles que primero va la obligación (deberes, recoger, obedecer…) y después la diversión.
  • Recuerda dar ejemplo y cuando estés con ellos delante no estés “colgado del móvil”.

En definitiva, la tecnología debe ser una buena opción, pero eso, una opción más, no lo único ni lo principal. En su tiempo libre pueden hacer puzles, laberintos, pintar, hacer cualquier tipo de manualidad… hay que enseñarles a jugar solitos, a veces toca dirigir el juego o la actividad para luego poderles dejar a ellos solos. Estos ratos pueden fomentar su concentración y creatividad, pero recuerda que al principio habrá que animarle a ello y ayudarle a elegir.

¿Cómo puedes relajar y jugar con tus hijos?

En esta época hay algunos momentos en que la situación es frustrante y puede generar nerviosismo, así pues una buena opción sería en vez de estar quejándonos todo el día porque estamos nerviosos, empezar a jugar a relajarnos en casa, os doy dos opciones que me gusta hacer con niños:

1- El Globo:

Jugamos con ellos a inflar unos globos (si pueden solitos les pedimos que vayan preparando uno para cada miembro de la familia, pero CUIDADO que no lo aspiren), cortamos unos trocitos de celo (si ellos pueden hacerlo por destreza y edad… otro ratito que se entretienen). Después sólo hay que pegarlos a nuestras barriguitas y aprender a mover el globo.
El niño se tumba con su globo pegado a la ropa a la altura de la tripa y se le explica que vamos a intentar ir respirando tan hondo que consiga levantar el globo y después soltaremos todo el aire muy despacito para que el globo consiga bajar. Le iremos pidiendo que lo repita durante unos minutos subiendo y bajando lentamente su globo lo mejor que pueda.


2- La Vela:

Este ejercicio se complementa con el anterior. Encendemos una vela frente a cada uno, recordar ¡máxima seguridad!, apagamos las luces y tenemos que respirar profundamente, inspirando y expirando sin apagar nuestra vela, así conseguirán que las respiraciones sean suaves y profundas. Podéis poner música instrumental de fondo para ayudaros en la relajación.

 

 

Como veis al mezclar ambos hábitos los niños juegan a relajarse haciendo una respiración abdominal que les ayuda a calmarse y también es beneficioso para los que nos sumemos al plan.

Os invito a hablar de las emociones y validarlas, no negarlas, sino decirles que entiendes que se sienta así y que quizá eso ahora no lo puedes solucionar pero que podéis hacer algo que le haga sentir mejor, así conectareis en una época donde sentirse cerca de los demás es muy importante y donde las emociones están a flor de piel y en muchos casos están siendo negativas, por lo que conviene cuidarles en ese sentido.

Dónde pongas tu foco de atención definirá cómo vas a sentirte. Te animo a crear, con lo que tienes, el mejor día que puedas tener hoy.

Si necesitáis ayuda en Baby Suite estaremos encantados de atenderos.
Tenemos derecho a llorar, enfadarnos, caer… pero luego toca levantarnos, coger lo mejor de todo lo que tenemos y vivirlo lo mejor que podamos.
Se nos olvida que hay muchísima gente en el mundo que lucha a diario por lograr lo que tú ahora tienes a tú alrededor, para, párate y mira lo que tienes de bueno en tu vida. Da gracias por todo eso y verás que eres más feliz mirando lo que tienes que lo que te falta.


Marta Pajares

Psicóloga, Psicoterapeuta y Maestra

Col. M-21177

Deja una respuesta